¡Feliz año nuevo!, 

Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría. Salmos 90:12. 

Otro año de vida se ha hundido en el pasado. Ante nosotros se abre un nuevo año. ¿Cuál será su historia? ¿Qué escribiremos cada uno sobre sus páginas inmaculadas? Eso lo decidirá la manera en que pasemos cada uno de los días. 

Comencemos el nuevo año con nuestros corazones limpios de la contaminación del orgullo y el egoísmo. Descartemos toda indulgencia pecaminosa, y procuremos ser fieles y diligentes alumnos de la escuela de Cristo. Un nuevo año abre sus limpias páginas ante nosotros. ¿Qué escribiremos en ellas? 

Procuremos comenzar este año con propósitos correctos y motivos puros, como quienes tendrán que rendir cuenta delante de Dios. Nunca olvidéis que vuestros actos están pasando a la historia por medio de la pluma del ángel anotador. Tendréis que volver a encontraros con ellos cuando se comience el juicio y se abran los libros. 

Si entramos en relación con Dios, la fuente de paz, y luz, y verdad, su Espíritu fluirá a través de nosotros como un canal, para refrescar y bendecir a todos los que viven a nuestro alrededor. Este puede ser el último año de nuestra vida. ¿No entraremos en él con un pensamiento de solemnidad? ¿No señalará nuestro comportamiento hacia todos los demás la sinceridad, el respeto y la benevolencia? 

No le neguemos nada a Aquel que dió su preciosa vida por nosotros. ... Consagremos a Dios la propiedad que él nos ha confiado. Sobre todo, entreguémonos nosotros mismos como ofrenda voluntaria.—The Signs of the Times, 7 de enero de 1889.

Que el comienzo de este año sea una ocasión que nunca se olvide—una ocasión cuando Cristo descienda entre nosotros, y diga: “Paz a vosotros”. Juan 20:19. Deseo a todos vosotros un feliz Año Nuevo. 

Comentarios